Muy español lo de la botella medio vacia

En los últimos días han florecido algunos artículos con cierto tono crítico en referencia al cartel del próximo Volvo Mundial Match Play. En doblebogey Antonio Tomás, uno de los periodistas de golf a los que personalmente más respeto, cuestionaba el carácter Mundial del torneo dadas las diversas ausencias de los mejores americanos. En Bajo Par de Radio Marca también había periodistas que lo comentaban y particularmente dolorosa me pareció la entrada a finales de Agosto en marca.com anunciando exclusivamente a los que NO iban a estar en Finca Cortesín (por Harrington y Els) cuando se anunciaron los primeros jugadores confirmados que incluían por ejemplo a Goosen o Villegas.

Curiosamente y a la vez, todo son parabienes y elogios para la pasada edición del Madrid Masters y el éxito de público del torneo. Supongo que en todo esto tiene muchísimo que ver desde donde se escribe, si desde Madrid o desde el sur, como es mi caso. También debe tener su relevancia al opinar, donde ubica uno la capitalidad del golf español, que yo nuevamente situó mucho más al sur porque cuento los campos y las rondas de golf, en lugar del número de jugadores españoles federados. Si contará federados tendría en cuenta los ochenta mil de Madrid pero también a los treinta millones de EE.UU., los dos de Reino Unido o casi el millón de suecos que juegan al golf (en España gran parte del año).

Que duda cabe que a los líderes siempre se les exige más y supongo que eso incluye a Volvo en la celebración de torneos en España, pero no es menos justo exponer bien al lector otras perspectivas. Madrid Masters, Castello o Portugal que se celebra esta semana, están fuertemente respaldados por las instituciones públicas locales sin las cuales serían sencillamente inviables. Andalucía, primer destino de golf español, no parece ver el interés comercial en este torneo que tiene una audiencia potencial de 150 millones de espectadores y el capital para organizarlo, es completamente privado. Anthony Kim, Angel Cabrera y Robert Allenby estarán en el Castelló Masters y reforzarán el cartel de otro destino turístico español. ¿Estarían de no jugar la semana siguiente un Match Play que reparte 3,25 millones entre sólo 16 jugadores?

Este es el primer Mundial Match Play de una supuesta serie de tres y la mejor opción “real” a corto plazo de que Tiger o Mickelson vuelvan a España. El que ellos, o este año Anthony Kim, Goosen o Villegas jueguen en nuestra tierra tiene un importantísimo impacto mediático que solemos obviar sobre lo que de verdad sustenta el golf en este país: el turismo.

Al final olvidamos que casi todo es cuestión de audiencias. Comparamos a la ligera “un torneo más” del circuito con uno nuevo, innovador y de carácter mundial, que si, que a lo mejor no es perfecto en su primer año, pero cuyo cartel nos puede brindar la posibilidad de entrar en las casas de golfistas de todo el mundo presentándoles otra sede de calidad digna de incitar a un viaje, como lo viene siendo Valderrama desde 1997. Si algún año suena la flauta (o alguien lo paga) y viene Tiger Woods, la dimensión se multiplicaría todavía más.

Madrid Masters, Open de España, Castelló Masters… todos ellos  suponen un enorme esfuerzo para sus organizadores, es magnifico que se celebren y suman al golf de nuestro país, pero creo que deberíamos tener mayor perspectiva. No la tuvimos con la Ryder Cup y no la tuvimos con los Campeonatos del Mundo American Express (¿quien no firmaría uno ahora en España?).

¿Nos volverá a pasar ahora con el Mundial Match Play? ¿Nos dedicaremos a meditar sobre si es lo suficientemente importante o no para brindarle nuestro apoyo antes de que también deje España? ¿Este Mundial Match Play es “light”? Pues en tal caso me apunto a lo bajo en calorías y a ver la botella medio llena.

Esta entrada fue publicada en Artículos, Opinion, Torneos Profesionales y clasificada en . Guarda el enlace permanente. Tanto los comentarios como los trackbacks están cerrados.