Comparándonos con Belek

Playas de Belek

La semana pasada participamos una vez más en la International Golf Travel Market (IGTM) que en esta ocasión tuvo lugar en Belek, Turquía. La IGTM es, hoy por hoy, el mayor evento del mundo en lo que a touroperación de golf se refiere y muy orientada a la International Association of Golf Touroperators (IAGTO), de la que somos miembros.

De carácter itinerante, sus sedes suelen ser siempre un indicador de qué destinos están haciendo esfuerzos por despuntar (a la vez que cual de ellos cuentan con inversión para ello) en lo que a golf turístico se refiere.

Este año fue el turno de Belek, un antiguo poblado pesquero (del que no queda nada) a 30 minutos de Antalya, al sur de Turquía.

Belek es un macroproyecto estratégico del gobierno turco, compuesto por el momento, por 50 hoteles de 5 estrellas y 14 campos de golf (7 más en proyecto). Los hoteles, en su gran mayoría, son macro complejos de una media de 400 habitaciones y casi siempre 3 o más piscinas, diversos restaurantes y, muchos de ellos, en primera línea de una playa mediterránea, muy similar a la del sureste español.

Los resorts y campos, son concesiones de 50 a 100 años con lo que han protegido la línea de Costa en varios kilómetros de forma muy acertada, aunque no se han protegido tan bien, en muchos casos, del mal gusto de algunas construcciones ostentosas, más propia de Las Vegas que de un país euroasiático.

 

Lykia Links

Especial mención merece el Lykia Links, impresionante campo al borde del mar al mas puro estilo británico

 

Nos seguimos quedando con España

Tuvimos ocasión de conocer seis de los hoteles y cinco campos durante nuestra estancia. En general el nivel de los primeros es alto, aunque la calidad del servicio en la mayoría, deja bastante que desear. En cuando al golf, son campos en su mayoría de tipo comercial enclavados en una línea de costa de pinar (estilo Novo Sancti Petri o Platja de Pals), y se asemejan bastante entre ellos, a excepción del espectacular Lykia Links, un impresionante links de competición, que muy bien podría estar enclavado en cualquier costa escocesa, sin desentonar en absoluto. En su mayoría, son bastante planos y asequibles para hacerlo andando, aunque no tanto en cuanto a precios de juego o instalaciones. El green fee medio en temporada alta puede fácilmente rondar los 120€, y los precios de sus tiendas y cafeterías son más propios de club de lujo europeo. Conseguir horas “prudentes” (9 a 12), por otro lado, es tarea casi imposible en algunas temporadas.

Los hoteles son grandes y lujosos, pero caros comparativamente hablando, salvo que el régimen “ultra all inclusive” sea lo que buscamos.

Fuera de los resorts: nada. Antalya, a unos 30 minutos, podría merecer una visita en un caso extremo de aburrimiento de hotel y Belek (en el centro del grupo de hoteles), es básicamente una pequeña galería comercial totalmente orientada al turismo.

Y he aquí posiblemente el mayor handicap del destino y una de nuestras grandes ventajas. Por ahora nuestra oferta de ocio y variedad de campos de golf es incomparable, al igual que nuestra oferta monumental y turística.

En la coyuntura actual de magníficas ofertas en hoteles de golf españoles, es probable que no tenga demasiado sentido para el jugador nacional elegir Belek como alternativa vacacional de golf, pero no es menos cierto, que puede llegar a serlo en el futuro.


Hemos escrito sobre Belek como destino de otros mercados en maderatres.com

Esta entrada fue publicada en Noticias, Opinion, Otros Destinos y clasificada en , . Guarda el enlace permanente. Tanto los comentarios como los trackbacks están cerrados.