Una deuda pendiente

“El niño” recupera esa sonrisa. Noviembre de 2000

Sergio García ha ganado, “al fin” diremos muchos, un torneo a la altura de su carrera y talento para el golf, enfundándose la chaqueta verde del Masters de Augusta 2017.

En unos segundos nueves de infarto, de esos que engrandecen al golf, y en un momento que parecía repetirse eso de otros Domingos en los que el talento de Sergio se veía superado por la presión, el de Castellón ha demostrado “por fin” que solo era una cuestión de tiempo. El precioso mano a mano del inglés y el español se ponía feo cuando García dispuso de un putt para ganar en el 18 y su fallo lo llevó al desempate. Esta vez, fue a Rose a quien le puedo un tanto la presión con dos malos golpes ante un Sergio implacable que pareció quitarse mucha, mucha presión de encima al consumarse su victoria. Cuando hay talento y capacidad, el resultado tiene que acabar llegando.

Enhorabuena a Sergio García por su primer grande, tal vez con la presión de la que se desprende, sea eso, sólo el primero!